Vecinos de Placilla Curauma están preocupados porque cada día disminuye la cantidad de agua en el tranque de La Luz. Pero no es sólo eso, sino que además denuncian que está afectando la flora y la fauna de la zona, encontrándose algunas especies muertas en sus orillas, indica Mauricio Vásquez, habitante del sector.

Para Cristian Montoya, vecino, «siempre hemos pensado que el tranque debe ser protegido y resguardado para para comunidad, como pasa en algunas partes del sur de Chile».

«Son cerca de 3 metros de agua los que ha bajado el tranque», plantea Aldo Fuenzalida, otro vecino del sector.

Una situación que para ellos tiene un origen. Desde el 2020, la sanitaria Esval sustrae agua del lago debido a la gran sequía que afecta a la región. Según dicen, “lo asumen bajo derecho de escasez, que está autorizado por la DGA”, explica Alejandro Salas, gerente regional Esval.

Una máquina extrae agua para abastecer a habitantes de Placilla y Curauma, y aseguran que no ha afectado los niveles del lago. Sin embargo, vecinos no descansarán y esperan que se tomen medidas al respecto, ya que durante las próximas semanas no se proyectan lluvias para mantener el tranque.

Deja un comentario

Deja un comentarioCancelar respuesta