Los SmartTV, computadores, celulares e incluso los juguetes de los más pequeños, son los dispositivos que los ciberdelincuentes pueden utilizar para recopilar muchos datos del día a día de nuestros hogares.

Hoy en día son cada vez más los objetos de una casa que cuentan con conexión a internet. Concretamente, se estima que en el mundo hay más de 22.00 millones de dispositivos de este tipo. La hiperconectividad en el hogar ofrece innumerables beneficios, pero también aumenta los potenciales puntos de ataque disponibles para los ciberdelincuentes, por lo que hay que extremar las precauciones y proteger todo lo que nos rodea.

Por este motivo, Check Point® Software Technologies Ltd. (NASDAQ: CHKP), un proveedor líder especializado en ciberseguridad a nivel mundial, alerta sobre los 4 objetos más susceptibles de sufrir un hackeo con el objetivo de espiar a los habitantes de una casa, y aporta las claves para protegerse de estos intrusos invisibles.

“El teléfono móvil, la Smart TV, los juguetes con los que se entretienen los más pequeños…la cantidad de productos que incorporan cámara y/o micrófono crece cada día, un hecho que puede convertirse en un gran peligro si, además, están conectados a internet y no cuentan con las medidas de seguridad necesarias”, señala Gery Coronel, Gerente de Check Point Software Chile. “Teniendo en cuenta la situación actual de aumento de contagios y de que las personas están más en casa en estos días, no es de extrañar que los ciberdelincuentes estén centrando sus esfuerzos en buscar posibles brechas de seguridad en estos dispositivos para espiar a los usuarios y recopilar una gran cantidad de información sensible mientras están en sus domicilios”, añade.

Toma nota de estos consejos:

·       Televisión: la mayoría de los televisores que se encuentran en el mercado no sólo incorporan funcionalidades de conexión a internet, sino que también cuentan con cámara y micrófono para que, a través de ellos, se puedan efectuar videollamadas o emitir comandos de voz que permitan al usuario encender la televisión o cambiar de canal sin necesidad de tocar el mando a distancia. Es importante tener presente que estas herramientas pueden escuchar o ver todo lo que se dice o hace en el lugar donde se encuentran, por lo que un elemento aparentemente inocente puede ser utilizado para inmiscuirse en nuestro ámbito privado. La mejor manera de evitar estos riesgos es desactivar o, al menos, restringir la autorización de estas aplicaciones. Otra posibilidad es la de tapar la cámara mientras no se esté usando.

·       Ordenador: tanto los notebooks como los computadores de escritorio guardan infinidad de datos, documentos y fotografías. De hecho, como consecuencia del teletrabajo, en estos momentos es muy común que también almacenen datos de las empresas; una información muy útil para los ciberdelincuentes. Estos dispositivos cuentan tanto con un micrófono como con una cámara, funciones que si no se desactivan espiarán aquello que digamos o que podrían ser utilizadas por terceros para obtener un beneficio económico. Tapar la cámara o restringir las autorizaciones del micrófono son medidas importantes a tomar. Asimismo, es clave implementar herramientas de seguridad que analicen el estado del software, las aplicaciones y los documentos, con el objetivo de detectar programas maliciosos en el equipo.

·       Teléfono móvil: si hay un dispositivo al que se le ha acusado de entrometerse en la vida privada de las personas, ese es el teléfono móvil. La cantidad de funcionalidades que incorporan les permite conocer nuestra ubicación o estado de salud en todo momento, pasando por datos personales y credenciales bancarias. Debemos tener cuidado al descargar aplicaciones (sólo hacerlo de mercados oficiales) y revisar los permisos que se conceden para evitar que nos espíen. Asimismo, es fundamental contar con herramientas de seguridad como SandBlast Mobile, una solución de defensa contra amenazas móviles que protege los dispositivos frente a ataques móviles avanzados.

·       Juguetes: muchos de los juguetes que les gustan a las niñas y niños de hoy en día son tecnológicos, como drones, robots, aviones, videoconsolas, etc. que cuentan con una conexión a internet. Sin embargo, otros productos más tradicionales como peluches o muñecos, se han actualizado e incorporan la posibilidad de descargar una aplicación móvil para acceder a nuevas funcionalidades. Sin embargo, esto puede suponer un riesgo para la privacidad de los más pequeños. De hecho, en algunos países europeos se ha llegado a prohibir algunas muñecas por espiar y extraer datos sensibles de menores de edad.

“Hay infinidad de dispositivos conectados a internet que nos hacen la vida más sencilla, pero muchas veces desconocemos muchas de las autorizaciones que damos a sus herramientas o, peor aún, sus posibles vulnerabilidades de las que se puede aprovechar un ciberdelincuente. Atendiendo únicamente al aspecto de la privacidad, el número de estos aparatos electrónicos que cuentan con cámara web o micrófono en los últimos años ha ido creciendo, desde teléfonos móviles y tablets, pasando por las mencionadas Smart TV hasta llegar a las videoconsolas y juguetes más tradicionales. Desde Check Point Software creemos que aprender a proteger todos estos dispositivos, las autorizaciones que proporcionamos o conocer los riesgos que corren, son herramientas primordiales para no ser víctimas de los ciberdelincuentes», concluye Gery Coronel.

Deja un comentario

Deja un comentario Cancelar respuesta