Empresa reclama la cancelación de cuatro facturas por un monto superior a los 470 millones de pesos

 Una grave situación vive el Centro de Formación Técnica de la Región de Valparaíso, que fue demandando por la Sociedad Constructora Pardo y Cia. Ltda., empresa que ganó la licitación para la construcción del edificio institucional en San Antonio. La demanda consiste en una gestión preparatoria por la vía ejecutiva y se constituye en la primera etapa para embargar los bienes que sean necesarios hasta cumplir con la obligación contractual que el CFT contrajo con la constructora desde el momento en que se adjudicó la construcción, cuyo contrato se firmó el 14 de abril del año 2020. De acuerdo a lo informado por el abogado de la empresa Luis Cantellano la construcción que se realizó en plena pandemia fue ejecutada íntegramente por la sociedad constructora Pardo y Cía. Ltda., que debió lidiar en el peor periodo de la pandemia con los protocolos sanitarios, así como el encarecimiento de los materiales propios de la construcción de la obra. El incumplimiento en el pago generó un efecto dominó, que impidió al adjudicatario cumplir con varios compromisos que tenía pactado con empresas subcontratistas debiendo renegociar gran parte de los compromisos financieros que generó el incumplimiento del CFT.Ante el silencio de las autoridades de la entidad educacional, para el pago de los servicios prestados, la empresa decidió presentar una demanda ejecutiva para obtener a través de la vía judicial, el total pago de las 4 facturas impagas las cuales suman $476.936.767.Cabe consignar que una de las facturas corresponde a pagos transferidos desde el Ministerio de Educación para la construcción del edificio del CFT en San Antonio, sin embargo, el Centro de Formación Técnica del Estado no realizó el pago, situación que es parte de una solicitud de auditoría a la Contraloría General de la República con la finalidad de que ordene la instrucción de un sumario administrativo en contra de los funcionarios del CFT.La gestión judicial podría llegar incluso hasta el embargo de los bienes del Centro de Formación Técnica sede San Antonio, si no se paga la deuda, lo que podría acarrear nefastas consecuencias para sus trabajadores, cuerpo docente y por cierto los alumnos.

Deja un comentario

Deja un comentarioCancelar respuesta