Vecinas y vecinos del Condominio Jardín del Lago ubicado en Av. Lomas de La Luz 3878 de Curauma, en Placilla de Peñuelas, realizaron una manifestación en contra de la inmobiliaria CVP por la mala calidad de la construcción de sus viviendas y los graves daños que ha causado. 

A su vez, indicaron que se solicitó al director regional del Servicio de Vivienda y Urbanismo, Rodrigo Uribe, su apoyo debido a que el condominio, que es un proyecto DS1, con integración, fue financiado por el Ministerio y porque “la Inmobiliaria y Constructora CVP insiste con su negativa de responder y entregar las soluciones definitivas”. 

El D1 permite a familias que no son dueñas de una vivienda y tienen capacidad de ahorro, acceder a una ayuda económica para comprar una casa o departamento, nuevo o usado, de un valor máximo de 1.100 Unidades de Fomento (UF).

“Yo soy la administradora del Condominio Jardín del Lago (ubicado en Curauma). Los vecinos se han organizado en contra de la inmobiliaria CVP, por las malas terminaciones de sus departamentos y áreas comunes, que es mi área”, señaló Yarella Núñez, quien encabezó la manifestación.

En la carta enviada al jefe del SERVIU en Valparaíso, la vocera de las y los residentes del condominio explicó que “con las lluvias se evidencian más los problemas en la construcción debido a las filtraciones que afecta a la gran mayoría de los departamentos, afectando tanto la calidad de vida en salud de los adultos mayores y niños como deterioro de la propiedad misma”. 

Entre los problemas detectados, además de las malas terminaciones y grietas en las torres y departamentos, se encuentran: techos y gorros de ventilación oxidados y quebrados, perdiendo su función de evitar el ingreso de agua lluvia u otros elementos; humedad y hongos en los rincones de los departamentos; paredes de ventanas que no cumplen con la altura exigida, así como una serie de deficiencias en espacios comunes, entre ellos, problemas de evacuación de aguas lluvias en algunos sectores, generando pozas; acceso al condominio empinado y complicado, dificultando la movilidad de personas con discapacidades; socavón en la zona de gimnasia al aire libre; falta de lavaplatos en la sala multiuso y quincho, dificultando su uso, y cierre perimetral inconsistente en todo el proyecto. 

La acción de protesta se llevó a cabo “dadas las nulas respuestas y las nulas reparaciones reales, porque aunque van, hacen peor las pocas reparaciones que hacen. Llevamos cuatro años acá, ya es mucho tiempo, se están venciendo los plazos”, explicó, denunciando además que “cualquier cosa que pase, están diciendo que perdieron la garantía”, puntualizó Yarella Núñez.

El reclamo de las y los residentes de Curauma se suma a una serie de denuncias realizadas por las y los dueños de los departamentos del Condominio Francisco I de Placilla de Peñuelas, proyecto de la Inmobiliaria Beltec y la entidad patrocinante (EGIS) Aginva, gestionado por el SERVIU y entregado en 2018. El condominio social, que cuenta con 394 departamentos que albergan a unos 150 damnificados del megaincendio en Valparaíso de 2014, fue construido sobre un tranque, lo cual ha causado que se produzcan  grietas en muros y loza, filtraciones, hongos y plagas de roedores y palomas.

Al otro lado de la carretera, en Cumbres de Placilla, que agrupa los conjuntos habitacionales “Reconstruyendo Placilla” y “Bosques de Placilla”, también llevan años esperando una solución definitiva a diversos problemas de constructabilidad de los edificios entregados en 2013, entre ellos, fallas recurrentes en la sala de bombas, termitas, humedad y filtraciones.

Desde la Defensoría de la Vivienda y el Buen Habitar, uno de sus directores, Edgar Eldredge, quien también se ha visto perjudicado personalmente como residente de “Reconstruyendo Placilla”, puntualizó que “mientras no recibamos respuestas a estas legítimas demandas y se haga responsable a las inmobiliarias inescrupulosas que no han hecho otra cosa que causar un tremendo sufrimiento a cientos de familias, no solo en Placilla de Peñuelas, sino en todo Chile, seguiremos manifestándonos y exigiendo solución”. 

A su vez, si bien reconoció los esfuerzos del Ministerio de Vivienda y Urbanismo por subsanar las escasez de vivienda en el país y dar alguna respuesta a la larga lista de reclamos por la falta de fiscalización y mala calidad de materiales utilizados en obras construidas antes de que Carlos Montes asumiera la dirección del MINVU, Eldredge expresó duras críticas a las políticas públicas en materia de vivienda “inspiradas en el lucro y no en asegurar una vivienda digna. Es por eso que se hace necesario atacar el problema de raíz, cosa que la propuesta de nueva Constitución no hace, sino más bien le asegura el negocio de la construcción de viviendas sociales a empresarios, quienes se aprovechan de la vulnerabilidad y desesperación de miles de familias chilenas”.

Deja un comentario

Deja un comentarioCancelar respuesta